Solidaridad

 

Los autores CLEMENTE BERNAD (upifc) y CAROLINA MARTÍNEZ  serán juzgados los próximos días 14 y 15 de noviembre en el Juzgado de lo Penal nº 3 de Iruñea / Pamplona, por un supuesto “delito de “revelación de secretos del artículo 197.1 del Código Penal” a raiz del documental “A  SUS MUERTOS”.  La Fiscalía pide dos años de cárcel y multa de 12.000 € para cada uno, mientras que la acusación particular eleva la petición a  2 años y seis meses de prisión.

El documental “A SUS MUERTOS”  fue estrenado en enero de 2017 y trata de la edificación inaugurada por Franco en 1952 en el espacio urbano de Iruñea/Pamplona con el nombre oficial “Navarra a sus muertos en la Cruzada”. En tal lugar estaban enterrados hasta hace poco los generales golpistas Emilio Mola y José Sanjurjo, y en su cripta se siguen celebrando misas en honor de los sublevados contra la II República que sólo en Navarra asesinaron a más de 3.500 personas.

 

 

La acusación particular en este juicio la ejerce la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, creada en 1939 por excombatientes voluntarios requetés y que tiene su sede en la cripta del  monumento. El texto fundacional de esta entidad canónica reconocida por la Iglesia Católica es el “Decreto” de Marcelino Olaechea, obispo de Pamplona, que  reza lo siguiente:

 

Monasterio de Irache el 26-XII-1939

En el nombre de la Sma. Trinidad, tres personas distintas y un solo Dios verdadero, para exaltación de la Santa Cruz, honra de Santa María y del glorioso arcangel San Miguel, para mejor defensa y mayor grandeza de España nuestra Patria por la conservación del genuino espiritu que lanzó a Navarra a tomar las armas en la Cruzada que comenzó el 19 de Julio de 1936; de acuerdo con la gloriosa Orden Calasancia educadora tradicional de los mozos de España, salvos siempre la exención derechos y privilegios de la misma, en esta su Iglesia del Monasterio de Irache, “eco perdurable de la reconquista, viejo sillar de nuestro suelo patrio, ánfora de esencia medioeval, faro de cultura cristiana, panteón y relicario de nuestras glorias y grandezas” en virtud de nuestras facultades ordinarias, consignadas en el Titulo XVIII Can. 685 y 686 & 1º y 2º del Código de Derecho Can. Entendemos erigir y de hecho por el presente acto erigimos en el día de hoy, segundo de Pascua de la Navidad del Señor del año de gracia 1939 y primero de nuestra victoria, la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, cuyas Reglas acabamos de aprobar después de maduro estudio y asesoramiento y de elevar fervorosas oraciones a Dios.

Y siendo de nuestra incumbencia, por esta primera y única vez, el nombrar las Autoridades supremas de la Hermandad para que duren en su cargo hasta el proximo Capitulo General de la misma y constandonos claramente de las pruebas de hidalguía dadas por todos y cada uno de los caballeros que hemos elegido, y de que por cuanto la humana fragilidad consiente, guardarán y defenderán con viril energía, el espíritu de esta gloriosa Hermandad, previa prestación del juramento de fidelidad y la imposición del habito, venimos en nombrar y nombramos a

Narciso Ripa Obanos, CABALLERO PRIOR; José Angel Zubiaur Alegre, CABALLERO SUBPRIOR; José Lampreave Blanco,  CABALLERO CRONISTA; Miguel Castiella Ydoy, CABALLERO CLAVERO; Cesáreo Sanz Orrio, Félix Abárzuza Murillo, Ramón Arregui, Jaime del Burgo, Jesús Marin, Ignacio Baleztena, Tarsicio Ortiz, Juan Echeverría; José Mª Pascual, PATER, DELEGADO CAPELLÁN SUPREMO.

Salva siempre nuestra Autoridad y la de nuestros sucesores en esta silla de San Fermín. Dado en Irache en el dia de la fecha y a TRES horas de su tarde, Marcelino Obispo de Pamplona (firma y rúbrica)

 

En 1997 el Ayuntamiento de Iruñea/Pamplona acordó con el Arzobispado la desacralización de la Basílica (actualmente sala de exposiciones) y el traspaso de la titularidad al municipio; salvo la cripta que hay en su interior, a la que los miembros de la Hermandad acceden desde la vecina parroquia de Cristo Rey con el permiso de la autoridad eclesiástica.

El 4 de febrero de 2015 la Comisión de Presidencia, Justicia e Interior del Parlamento de Navarra aprobó una moción impulsada por Bildu, Aralar, Izquierda-Ezkerra y Geroa Bai, en la que se instaba al Gobierno de Navarra a impedir “cualquier tipo de celebración, religiosa o de otra índole, que guarde relación con actos propios del levantamiento golpista de 1936 en la cripta”, así como el traslado de los restos de Mola y Sanjurjo y la eliminación por parte del Arzobispado de la simbología franquista existente en aquella.

Los ultracatólicos partidarios del enaltecimiento de la dictadura franquista lo ven de ese otro modo:

 

Nota de la Jefatura Delegada de la Comunión Tradicionalista

(…) Esas acciones rebasan claramente tanto los límites del Ayuntamiento pamplonés como los del Reino de Navarra y constituyen un agravio grave a los muchos miles de españoles que aún recuerdan con emoción la Cruzada de 1936 y se solidarizan con la continuación de su espíritu.

La Comunión Tradicionalista, continuidad de las Españas históricas, resulta ser una vanguardia de las fuerzas que se sienten convocadas a salvar ese monumento. Pues posee un fideicomiso de muchos de los muertos ahí recordados y de sus familiares para perpetuar su memoria. Por ello sigue atentamente el curso de estos acontecimientos para detenerlos y, si no fuere posible ahora mismo, para reparar, cuando las circunstancias lo permitan, los males causados, y exigir las responsabilidades políticas y penales que se produzcan sin permitir su prescripción. Y convoca, por lo mismo, a los carlistas leales junto con otros españoles piadosos y patriotas que se dan cuenta de la significación y alcance de este asunto, para que saquen este proceso de los términos locales en que parece hallarse y lo sitúen en el ámbito nacional y aun universal que le corresponden.

Pamplona – Madrid, 2 de octubre de 2016. CLXXXIII aniversario del Carlismo.

 

Las oscuras tramas fascistas

El acta de la reunión de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz celebrada el 19 de enero de 2006, recoge que la entidad confirma a José Ignacio Irusta Sánchez “como encargado del local de la cripta y se le agradece la dedicación” .

El personaje, natural de Bilbao, és miembro de la Comunión Tradicionalista Carlista y fue dirigente de “Falange y Tradición” que entre mayo y octubre de 2009 realizó 19 acciones violentas en Euskadi y Navarra, cómo amenazar de muerte cargos públicos que vinculaban con el independentismo y el comunismo, y actos vandálicos contra placas y monolitos recordatorios de la represión franquista. Detenido por estos hechos en octubre de 2009, fue condenado por la Audiencia Nacional a dos años de prisión en 2015.

El pasado 22 de junio de 2018, Irusta Sánchez fue detenido de nuevo, ésta vez por “tenencia ilícita de armas e incitación al odio y la violencia contra diversos colectivos a través de redes sociales”. En efecto, en el momento de la detención le incautaron una pistola lista para disparar y en posteriores registros le hallaron tres armas largas, incluyendo un fusil de asalto Cetme, así como –según las imágenes difundidas- una placa de Guardia Civil y diversos utensilios agresivos. Cuanto a lo demás, se le atribuye al líder de Falange VascoNavarra el manejo personal de varios perfiles en Facebook y Twitter desde los que habría difundido gran cantidad de publicaciones incitando la violencia contra los inmigrantes, homosexuales, judíos o feministas. Igualmente la propia Falange VascoNavarra se habría reivindicado en las redes sociales de los recientes ataques sucedidos en Gasteiz / Vitoria contra colectivos del movimiento popular como Martxoak 3 y Hala Bedi.

No obstante ello, la jueza titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Iruñea / Pamplona tuvo a bien acordar la libertad condicional del sujeto reincidente un día después de su detención, al tiempo que se le instruye la causa por unos delitos que pueden sumar hasta siete años de cárcel.

 

Los sublevados contra la II República apodaron 1937 cómo su “primer año triunfal”, emulando la Italia de Mussolini que contaba los años en números romanos a partir de la “Marcha sobre Roma” de 1922.

Asimetría

Es paradójico que se  pidan para Clemente Bernad (UPIFC) y Carolina Martínez los mismos años de cárcel que fue condenado Irusta Sánchez en 2015 por los graves delitos apuntados más arriba, pero lo tremendo y preocupante en extremo es comprobar “el mundo al revés” que los franquistas campen por sus respetos bajo una Justícia que a menudo actua asimétrica con ellos.

Es así que se califica de terroristas a titiriteros, raperos, miembros de los CDR y jóvenes de Altsasu …pero no al tipo de extrema derecha que quería cargarse al Presidente socialista del Gobierno con un rifle de precisión.  Es así que sueltan al día siguiente a un reincidente como Irusta Sánchez armado hasta los dientes, mientras se mantiene en prisión preventiva desde hace más de un año a los independentistas catalanes que pusieron urnas. Es así que los fascistas condenados por el asalto a Blanquerna siguen sin entrar en la cárcel. ETc. etc. (no acabaríamos).

Visto lo visto, crucemos los dedos para que en la judicatura haya de todo como en botica y en este juicio se imponga la democracia.

Mientrastanto, vaya por delante nuestra solidaridad con Carolina Martínez y Clemente Bernad (UPIFC) y la adhesión de la Comisión Ejecutiva del Sindicat de la Imatge UPIFC al MANIFIESTO que sigue.

 

MANIFIESTO en apoyo de Clemente Bernad y Carolina Martínez  ante el juicio por el documental “A SUS MUERTOS”

Los abajo firmantes expresamos nuestra absoluta solidaridad con los artistas Carolina Martínez y Clemente Bernad para los que la Fiscalía de Pamplona pide dos años de cárcel por un supuesto delito de “revelación de secretos del artículo 197.1 del Código Penal”, en lo que, desde nuestro punto de vista, supone una manifiesta tergiversación de la legislación penal y un nuevo y flagrante atentado contra la libertad de investigación y expresión que son la base del  código deontológico del ejercicio del periodismo documental, y una gravísima restricción de las libertades públicas y democráticas de nuestro país.

Conocedores de su impecables trayectorias profesionales, entendemos que no  puede considerarse un delito investigar con fines de documentación artística  el uso que de un espacio público, el ominoso Monumento a los Caídos de Pamplona,  hace una organización de tan dudosa cualidad democrática como es La Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, en cuyos estatutos fundacionales, a los que no han renunciado, declara entre sus cometidos el de “mantener íntegramente y con agresividad si fuera preciso, el espíritu que llevó a Navarra a la Cruzada por Dios y por España“, y que continúa celebrando hasta hoy todos los días 19 de cada mes una misa en honor de los militaras golpistas  Mola y Sanjurjo.

Bajo ningún supuesto puede ser considerado delito que dos creadores realicen  su trabajo de investigación sobre episodios vinculados a la memoria histórica, en el marco del derecho constitucional y la libertad de expresión. Muy por el contrario, es el delito de apología del fascismo y exaltación de la violencia golpista como instrumento de acción política por el que la Fiscalía debería interesarse.

La obligación moral y profesional de Carolina Martínez y Clemente Bernad es, como la de todo intelectual comprometido con la conciencia contemporánea, la de investigar, poner de manifiesto y testimoniar sobre las grietas autoritarias que socavan la sociedad democrática, allí donde aquellas se produzcan, y hacerlo sin ninguna cortapisa en el marco de la legalidad constitucional y amparados por la libertad de expresión e información que protege a cuantos periodistas investigan los delitos de odio, la apología del franquismo o la corrupción económica.

Del mismo modo que nos resultaría inconcebible que en algún país de Europa se tolerasen exaltaciones fascistas o neonazis en espacios público, o que se persiguiera  a quienes investigan o reflexionan desde su trabajo artístico sobre tal tipo de acciones, consideradas abominables y delictivas por la comunidad internacional, nos resulta legal, política y moralmente inaceptable que el posicionamiento crítico antes hechos semejantes pueda ser considerado a estas alturas de la historia un delito.

Carolina Martínez y Clemente Bernard son personas respetadas, admiradas y comprometidas con la convivencia democrática; sus impecable y valiosos  trabajos bibliográficos acerca de la investigación histórica y la pervivencia de estructuras autoritarias, los ha significado como rigurosos trabajadores de la cultura y ejemplares ciudadanos. No es admisible que una denuncia proveniente de las más oscuras zonas del fenecido régimen franquista sea tenida en cuenta, lo que  supone una grave afrenta al conjunto de la sociedad democrática. La Fiscalía debería entender que criminalizar el trabajo de investigación sobre las víctimas de la pasada dictadura no solo refuerza el discurso de las asociaciones de exaltación franquista sino que propicia peligrosamente el vaciado democrático de las  instituciones del Estado.

Nos unimos solidariamente a Carolina Martínez y Clemente Bernad en la legitimidad de su quehacer, y solicitamos a la Fiscalía que retire la apreciación de delito alguno en lo que no es más que una digna e impostergable tarea humanista: la denuncia en todas sus formas de los actos de miseria moral e indiscriminada violencia contra la población civil que supone cualquier apología del totalitarismo.

En Madrid, a 10 de octubre del año 2018.

L’A Redacció / Barcelona 11·11·2018