Taller Islado de Gervasio Sánchez (UPIFC), del 04 al 07·05·2017, en Menorca (Balears)

PRESENTACIÓN

Seminario dedicado a todas aquellas personas interesadas en el acontecer de este mundo convulso, convencidas que los medios de comunicación y las políticas internacionales en caso de conflictos bélicos no son las adecuadas. Para todas aquellas personas que quieran conocer de la mano de Gervasio Sánchez, otras fórmulas más humanas y más eficaces de mostrar la guerra y el dolor, en trabajos donde prevalece el nombre, la cara, las circunstancias que dan dignidad a las víctimas y que en los medios de comunicación se han convertido en número. Otra forma de hacer periodismo donde el fotógrafo es un medio para mostrar a los verdaderos protagonistas de un drama macabro.

SINOPSIS 

Un fotoperiodista debe ser riguroso en la manera de plantearse su trabajo.

Debe documentar las tragedias que ocurren a su alrededor, buscar otras formas de mostrar la realidad. No es necesario caer en el sensacionalismo para relatar el drama humano.

Las víctimas tienen derecho a la dignidad y nuestro respeto. Hay que mostrarlas de la manera que nos gustaría a nosotros mismos que nos mostrasen si estuviéramos en su lugar. Y si no están de acuerdo en salir en una historia hay que respetar totalmente su decisión.

El periodismo, especialmente en el medio televisivo, está sometido a los vaivenes del comercio y lógicamente cada vez se aleja más de la obligación de informar. Hace 20 años una historia duraba tres minutos en la televisión y hoy apenas aparece como una cola de diez segundos.

John Berger dice en su libro “Otra manera de contar” que “una fotografía es un lugar de encuentro donde los intereses del fotógrafo, lo fotografiado, el espectador y los que usan la fotografía son a menudo contradictorios”.

Cuando trabajo en contacto con el sufrimiento mi objetivo es conseguir que este encuentro deje de ser contradictorio o al menos permita alcanzar un equilibrio entre los diferentes intereses.

Creo que la única manera de conseguirlo es estableciendo un acuerdo tácito con los protagonistas de mis fotografías. Hay que personalizar sus dramas, sus desconsuelos, sus esperanzas.

La fotografía que retrata el drama humano, esencia de nuestro fracaso, debe evitar la esquematización, la frivolidad y el espectáculo.

Vivir entre las víctimas te da otra perspectiva porque acabas conociendo sus espacios mágicos, sus secretos mejor guardados, sus sueños inconclusos.

Si no sufres el dolor, el grito de las víctimas, su digno silencio, ¿cómo puedes transmitir el drama con decencia, cómo puedes intermediar entre el dolor y el olvido, el horror y la banalidad?

 

GUIÓN del TALLER 

INTRODUCCION

  • ¿Para qué sirve la fotografía de conflicto? ¿Es importante que los conflictos sean cubiertos por fotógrafos y periodistas?
  • ¿Cómo ha evolucionado la prensa en los últimos 30 años?

LA GUERRA EN COLOR

  • Mis primeras imágenes de los años ochenta y de los noventa. Siempre he creído que la imagen no necesita de traducción simultánea. Esa es la clave de su poder.

SARAJEVO 1992-1994-2008

  • La guerra de Bosnia-Herzegovina es parte incuestionable de mi vida profesional y personal. En aquel matadero aprendí que la guerra no se puede contar.

VIDAS MINADAS 1997, 2002, 2007

  • Cuando en septiembre de 1995 viajé a Kuito (Angola) para hacer mi primer reportaje no pensé que mi vida iba a quedar minada para siempre por las víctimas de los terribles efectos de las minas antipersonas.

KOSOVO 1998-1999

  • El 27 de marzo de 1999 atraviesan la frontera 2.800 deportados.
  • Dos días después, 40.053. La primera semana son 166.851.
  • A los 14 días la cifra supera los 300.000.
  • El 7 de junio hay en Albania 423.844 refugiados.

NIÑOS DE LA GUERRA

  • Dos millones de muertos, seis millones de heridos graves o discapacitados, un millón de huérfanos, quince millones de refugiados o desplazados son las cifras asépticas de la última década en un mundo que se imaginaba más seguro después del fin de la “Guerra Fría”.

SIERRA LEONA, GUERRA Y PAZ (1999-2004)

  • La amputación fue la macabra singularidad de la guerra de Sierra Leona. Miles de niños fueron secuestrados en una de las guerras africanas más sangrientas y convertidos en salvajes combatientes en un ambiente de drogas, violencia y castigos.

DESAPARECIDOS (1998-2011)

  • El desarrollo de Desaparecidos ha sido más punzante e hiriente que mis proyectos anteriores. No es fácil ver a miles de familiares esperando pacientemente un año tras otro su turno en una larga lista.

MUJERES DE AFGANISTÁN (2009-2014)

  • Proyecto presentado a finales de 2014 lo he realizado con la periodista Mònica Bernabé y ha durado seis años. Documentar el drama que sufre la totalidad de las mujeres afganas ha sido uno de mis trabajos más duros.

VIDA (2016)

  • Proyecto expositivo comisariado por Gerardo Mosquera para el CEART de Fuenlabrada. El catálogo lleva textos de las críticas de arte Estrella de Diego y la mexicana Laura Gonzalez.
CUANDO:del 4 al 7 de mayo
DONDE:Santa Mercedes, Menorca (Ses Illes Balears)
PRECIO:
  • con estancia y 6 comidas: 720 €
  • sin estancia: 490 € (incluye las comidas)
  • 10% de descuento a los Amigos de Talleres Islados
INSCRIPCIÓN:http://talleresislados.net/inscripcion/
+INFORMACIÓN:mariona@talleresislados.net

© Talleres Islados

 El autor GERVASIO SÁNCHEZ  (Còrdoba, 1959) es periodista.

Licenciado en 1984 en la rama de Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado desde entonces como periodista independiente para diferentes diarios y revistas, especializándose en conflictos armados.

Reside en la ciudad de Zaragoza desde la década de los ochenta, y está afiliado al Sindicat de la Imatge UPIFC desde el 01·04·1998 con carnet de prensa nº 9804141

Desde 1984 hasta 1992 cubrió la mayor parte de los conflictos armados habidos en América Latina.

Desde 1988 mantiene una estrecha relación con “HERALDO DE ARAGON”.  Ha trabajado como enviado especial de este diario aragonés tanto en la guerra del Golfo como en los distintos conflictos armados en la antigua Yugoslavia, África, Asia y América Latina.  También  colabora con la Cadena SER, con el servicio español de la BBC desde 1994 y con la sección internacional y el Magazine de LA VANGUARDIA.

En diciembre de 1994 apareció su libro fotográfico «El Cerco de Sarajevo», resumen de su trabajo en la sitiada capital bosnia entre junio de 1992 y marzo de 1994.

En octubre de 1995 inició un nuevo proyecto fotográfico llamado “Vidas Minadas sobre el impacto de las minas antipersonas sobre las poblaciones civiles en los países más minados del mundo, entre ellos Afganistán, Angola y Camboya, que concluyó en noviembre de 1997 con un libro y una exposición. Este proyecto fue organizado por las organizaciones humanitarias no gubernamentales Manos Unidas, Médicos Sin Fronteras e Intermón.

En noviembre de 1999, publicó su libro fotográfico “Kosovo, crónica de la deportación” (Blume) y en febrero de 2000, “Niños de la Guerra”, que resume su trabajo en la última década del siglo XX en más de una quincena de conflictos armados.

En Mayo de 2001 publicó el libro “La Caravana de la Muerte.  Las víctimas de Pinochet” (Blume).

En diciembre de 2002 publicó “Cinco años después. Vidas Minadas” (Blume)

Durante los años 2000 y 2001 coordinó junto a Manuel Leguineche el libro “Los ojos de la guerra” (Homenaje a Miguel Gil), editado en noviembre de 2001 por Plaza y Janés.

En octubre de 2004 publicó “Latidos del Tiempo” junto al escultor y artista plástico Ricardo Calero,  un libro catálogo de la exposición del mismo nombre organizada por los Ayuntamientos de Zaragoza y Sevilla.

En noviembre de 2004 publicó el libro literario “Salvar a los niños soldados” en la Editorial Debate, la historia del misionero Chema Caballero en Sierra Leona, director de un programa de rehabilitación de ex combatientes infantiles.

En noviembre de 2005 publicó el libro fotográfico “Sierra Leona. Guerra y Paz” (Blume).

En noviembre de 2007 publicó el libro fotográfico “Vidas Minadas, 10 años” (Blume)

En enero de 2009 publicó el libro fotográfico “Sarajevo, 1992-2008” (Blume)

En enero de 2011 publicó Desaparecidos (Blume), una recopilación en dos libros y un DVD de imágenes sobre el drama de los desaparecidos.

En marzo de 2012 publicó Antología (Blume), recopilación de 25 años de fotografías tomadas en una veintena de conflictos armados”.

En diciembre de 2012 publicó “7 Discursos y un asunto pendiente (Gervasio Sánchez 2003-2012)” en L’AGENDA de la Imatge nº 62 1/2012, publicación del Sindicat de la Imatge UPIFC.

 

Premios y nombramientos:

La Asociación de la Prensa de Aragón le otorgó por unanimidad en 1993 el Premio al Mejor Periodista del Año por su cobertura de la guerra de Bosnia.

El Club Internacional de Prensa de Madrid le concedió en 1994 el Premio al Mejor Trabajo Gráfico del Año por la cobertura de la guerra de Bosnia.

En 1995 le fue concedido el Premio de Andalucía de Cultura en su modalidad de Fotografía. El jurado destacó en el acta su «visión generosa y humanitaria, comprometida con el máximo rigor periodístico, ejemplo del nuevo periodismo que debe de impulsar a la futuras generaciones de fotógrafos».

En junio de 1996 le fue concedido el Premio Cirilo Rodríguez, el más prestigioso del Estado español para periodistas que ejercen su labor en el extranjero como enviados especiales o corresponsales permanentes.

En diciembre de 1997, la Asociación Pro Derechos Humanos de España le concedió el Premio de Derechos Humanos de Periodismo por su libro «Vidas minadas» y su trayectoria profesional.

El Ayuntamiento de Zaragoza acordó en septiembre de 1998 concederle el título de «Hijo Adoptivo» en «reconocimiento a los excepcionales méritos contraídos en el ejercicio de su actividad como fotógrafo en la que ha destacado por su sensibilidad social y su denuncia de los horrores de la guerra».

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura le nombró “Enviado Especial de la UNESCO por la Paz”, durante la celebración del 50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en diciembre de 1998, por «el extraordinario testimonio que ofrece mediante la fotografía del calvario que padecen las víctimas de las minas antipersonas y por su infatigable promoción de una cultura de la paz al sensibilizar a la opinión pública mundial sobre la necesidad de proscribir estas armas y de ayudar a los mutilados a reinsertarse en la vida cotidiana».

En julio de 2001, la Diputación Provincial de Zaragoza le concedió la Medalla de Oro de Santa Isabel de Portugal por “su trayectoria periodística y su compromiso a favor de la víctimas de la guerra”.

En abril de 2004, el Gobierno de Aragón le entregó la Medalla al Mérito Profesional como “reconocimiento a sus meritorios trabajos como fotógrafo y periodista especializado en conflictos internacionales que le convierten en los ojos y la conciencia de la opinión pública”. Además, “como testigo de este convulso siglo XXI representa la cultura, el riesgo y el compromiso de los corresponsales de guerra al servicio de la verdad”.

En noviembre de 2005, recibió el Premio LiberPress en reconocimiento a su labor “en favor de la libertad de prensa y la denuncia de las injusticias”.

En enero de 2006 fue galardonado con el Premio Javier Bueno otorgado por la Asociación de la Prensa de Madrid.

En abril de 2008 se le concedió el Premio Ortega y Gasset de Fotografía por la fotografía Sofia y Alia publicada en Heraldo de Aragón y el Magazine de La Vanguardia. El jurado reconoció “la calidad de una imagen que ha sabido reflejar con fuerza expresiva la fragilidad e indefensión de las personas sometidas a la arbitrariedad y brutalidad de los conflictos bélicos”

En enero de 2009 recibió el Premio Internacional Rey de España por una instantánea de la serie “Vidas Minadas, 10 años” sobre el drama que sufren las víctimas de las minas. El jurado reconoció “el compromiso social” de quien ha convertido este tema “en una causa personal”.

En marzo de 2009 recibió el primer Premio Proyecto Hombre a la Solidaridad.

En mayo de 2009 recibió el Premio Libertad de Expresión que otorga la Unió de Periodistes Valencians (UPV).

En junio de 2009 la Asociación de la Prensa de Córdoba le concedió el Premio Córdoba de Periodismo por “la calidad y trascendencia periodística de sus trabajos y por su denuncia de la violencia”.

En octubre de 2009, el Consejo General de la Abogacía española le concedió el Premio Derechos Humanos en la categoría de medios de comunicación.

En noviembre de 2009 recibió el Premio Nacional de Fotografía por unanimidad. El jurado valoró “su continuada labor a favor de la justicia y especialmente por su trabajo sobre las minas antipersona” y reconoció “su aportación a la fotografía de reportaje y cómo a través de ella se dignifica a las víctimas fotografiadas, con una mirada particular que enaltece los mejores valores del fotoperiodismo”.

En febrero de 2010 recibió el Premio Humanitario de la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera.

En junio de 2010 recibió el Premio Mirada Social en la Muestra Internacional de Cine y Derechos Humanos,  junto a los documentalistas Lluís Jené y Oriol Gispert autores del documental Vidas Minadas basado en el proyecto fotográfico de mismo nombre.

En abril de 2011 recibió el Premio Internacional Julio Anguita Parrado por “su independencia, su excelencia periodística y por ser capaz de mantener una clara conciencia cívica y un permanente compromiso cívico”. El jurado también quiso “reconocer en su figura el valor del trabajo de los reporteros gráficos”.

En mayo de 2011 recibió la Gran Cruz de la Orden Civil de la Solidaridad Social, condecoración aprobada por el Consejo de Ministros en un Real Decreto.

En septiembre de 2012 recibió el Premio Save The Children.

En mayo de 2013 recibió el Premio Libertad de Prensa de la Cátedra UNESCO de Comunicación de la Universidad de Málaga (UMA)